martes, 20 de mayo de 2008

El conflicto que afecta a la sociedad


Esta disputa entre el gobierno y el agro, ¿Qué efectos puede producir en la sociedad Argentina? ¿Cuál es el comportamiento de los sectores en lucha? ¿Esta administración será la primera en cambiar la historia de dominación del poder de las clases altas?

Desde el 26 de marzo de este año, se viene desarrollando un conflicto entre el campo y el gobierno que tiene en vilo a la sociedad Argentina que se ve afectada por el desabastecimiento en las góndolas de los supermercados, provocado por los cortes de rutas que ya llevan varias semanas.

Tendríamos que hacer un profundo estudio sobre los valores de los distintos productos agropecuarios para saber quién se lleva realmente el porcentaje mayor de ganancias. Tradicionalmente, el pequeño productor le vende al gran empresario a un precio generalmente bajo y los grandes comerciantes agropecuarios son los que lo distribuyen a mayor costo.
Según un comunicado de la Asamblea Permanente por los Derechos humanos de Río Cuarto (APDH), la soja hoy es vendida, después de retenciones y descuentos, en 278 dólares la tonelada; y los exportadores venden el mismo producto en el mercado externo a 501 dólares por igual proporción (además son beneficiarios del reintegro del Impuesto al Valor Agregado). Lo que genera una gran desigualdad entre los productores y los exportadores. Cabe preguntarse qué arriesgan los exportadores, ya que sembrar y cosechar, con todo lo que esto implica, es un riesgo que corren todos los años los productores.
También es un trato desigual para todos los trabajadores y ciudadanos en general, porque además de no obtener esa grandes ganancias, deben pagar todo tipo de impuestos (entre los sueldos y el I.V.A. se llega a más del 40%).
El estado debe ser el moderador de los derechos y deberes de todos los ciudadanos, tratando de igualar la calidad de vida de todos los componentes de la sociedad. Este es el motivo, por el cual, el gobierno trata de imponer el aumento de las retenciones, sin embargo tendría que haber previsto las consecuencias de aplicarlas a todos por igual, sin separar a lo pequeños de mediano productores.
BubbleShare: Share photos - Powered by BubbleShare


Esta es la forma de actuar de los diferentes sectores en el conflicto:
El Gobierno:

a) Al momento de dar el aumento a las retenciones no discrimina a los pequeños de los grandes productores, y no diferencia de alguna manera, a aquellos que no pueden soportar un gravamen muy alto.
b) Ausencia de dialogo entre las partes interesadas o, lo que es peor, la falta de comunicación de los actos de gobierno en general.

El Campo:

a) Los grandes empresarios del agro y su avaricia que lleva a exportar toda la producción (si no existiera una alta retención) con las consabidas grandes ganancias en desmedro de la población local, que se encontraría con un elevado costo en los precios o peor aún con la escasez de los productos en las góndolas de los supermercados.
b) Los cortes de rutas que afectaron en particular, a aquellos que no podían llegar a sus hogares, y al general de la sociedad, al tener que recorrer diversos comercios para poder comprar los alimentos básicos, pero con los consiguientes recargos en los mismos ya que los comerciantes también aprovecharon para obtener ganancias extras.

La Sociedad:

a) La clase alta y medio alta, había salido a la calles a defender los intereses del campo y a su vez Delia saló a defender al gobierno lo que produce un enfrentamiento entre ambos sectores.
b) Algo que llama la atención es que en Callao y Santa Fe una agrupación de izquierda, La Corriente Clasista y Combativa, (CCC) apareció defendiendo los intereses del agro, este fue un hecho realmente contradictorio.

En definitiva, los dos sectores en pugna dicen tener razón, en tanto, lo real es el perjuicio que trajo en la economía, en lo social e incluso el costo político que deberá pagar el gobierno. Uno de los dos tiene que ceder en esta pulseada, el gobierno no debe dar marcha a tras sin un evidente debilitamiento; y el sector agropecuario, acostumbrado a tener el poder que genera gobiernos adictos, no aceptará fácilmente pagar el 46% que le exige el Estado.
Estemos o no de acuerdo con este gobierno, sabemos que es necesario que de una vez por todas se cambie el rumbo histórico de gobernar para las clases altas, acostumbradas a obtener privilegios y que de no conseguirlos, se transforman en civiles antidemocráticos, ayudando a las fuerzas armadas a llegar al poder.